miércoles, 12 de diciembre de 2018
esp | en
esp | en
Chantal Thomass

La firma de lencería de culto en Francia

Pionera en subir la ropa interior a las pasarelas en los años 70 y responsable del rescate y modernización de prendas como el cancán, los corsés o el liguero, Chantal Thomas sigue siendo hoy estandarte de la feminidad, la libertad y la irreverencia.

En un momento en el que era difícil para las mujeres resaltar su feminidad sin ser consideradas un objeto sexual, Chantal Thomass consiguió comercializar con enorme éxito medias, frousfrous y lencería de encaje. Detrás de sus creaciones, un mensaje rotundo: las mujeres pueden divertirse siendo provocativas y deben expresar su personalidad a través de la moda. Casi 50 años después, Chantal Thomass sigue siendo abanderada de la mujer libre, atrevida y dueña de si misma.

Hoy, su visión de la lencería y sus creaciones irreverentes y atrevidas, han convertido a Thomass en una de las diseñadoras más reconocidas de su tiempo. Sus referencias al París de los años 40 y 50 –es la responsable del rescate de prendas como el cancán y el liguero-, su capacidad para convertir los conjuntos de ropa interior en piezas de prêt-à-porter y su poder para alterar los códigos establecidos sin perder ni un ápice de sofisticación y elegancia hacen de Chantal Thomass una diseñadora icónica.


“Me defino como una diseñadora de moda porque, para mí, la lencería es moda… ¡y la trato como tal!”

Dueña de un estilo inconfundible, Chantal Thomass ha hecho del frousfrous, los lazos o algunos accesorios masculinos, como la corbata, el cuello esmoquin o los botones, sus señas de identidad. Otros clásicos de la marca son el bustier, los corpiños y las medias con efecto trampantojo, de encaje o con costuras traseras. Las rayas, los motivos geométricos y los encajes son también recurrentes en sus colecciones, que se convierten cada temporada en best sellers.